Latinoamérica y el mundo árabe

| 0 comments

Lo árabe es, desde el punto de vista occidental, un mundo desconocido que se asocia más con lo violento, lo primitivo y hasta lo salvaje, además de otros adjetivos. En las últimas décadas las pantallas de televisión del mundo entero han mostrado a los ojos occidentales un sinfín de conflictos bélicos en el medio oriente, sin dar una clara explicación de sus causas, hecho que ha influenciado sobremanera en crear esta imagen distorsionada del Islam, y de lo árabe.
Lo árabe, no hace referencia a una religión, sino a un idioma hablado en el medio oriente y en el norte de áfrica. Lo musulmán, por el contrario, sí hace referencia a la religión de Alá, la cual se practica en países Árabes y no árabes, como Malasia o Turquía. Son muchos los autores e investigaciones que, desde diferentes disciplinas, han intentado aproximarse al mundo del islam y sus repercusiones en la actualidad internacional, las mismas que no pueden estar desligadas a un largo proceso histórico que inicia en el siglo VII D.C, periodo en el que inicia su expansión, que va a llegar a abarcar importantes territorios europeos como los Balcanes, y partes importantes de España y Portugal.
Una de las características de la religión Islámica, según autores como Jack Goody, era su permisividad con otras religiones o culturas en los lugares que se encontraban bajo su mando, es decir, los musulmanes no obligaban a convertirse al islam a nadie que pertenezca al cristianismo, u otra creencia religiosa; como ejemplo de esto podemos citar a los mozárabes, nombre con el que se les conocía a los cristianos de lengua árabe que residían en al Al- andaluz (actual sur de España). Pero la influencia musulmana en Europa fue mucho más allá llegando hasta abarcar importantes aspectos de la vida social y cultural, influenciando en el arte, la literatura, la arquitectura, la gastronomía y las ciencias, hechos que no son reconocidos por las sociedades contemporáneas. Incluso se ha llegado a señalar que el renacimiento no hubiera sido tal sin la influencia de oriente, en un periodo en el cual hablar del medio oriente estaba relacionado incluso con lo lujoso, ya que desde ahí es que llegaron objetos como alfombras, almohadas y cubiertos.
Siglos después las influencias árabes y musulmanas llegaron a América Latina, fue mediante la conquista española en América que se inició un constante intercambio cultural entre el nuevo mundo y el medio oriente, a pesar que para emigrar a América era necesario demostrar ser un “cristiano viejo”, en la práctica, al parecer, hubo una mayor influencia que la imaginada. Muestra de esta herencia árabe en la América colonial se puede apreciar en la arquitectura de ciudades como Lima, y en los insumos de alimentos y postres, además de costumbres como la “tapada limeña”, forma en la que denominó al uso del velo dejando al descubierto sólo un ojo utilizado por las mujeres de Lima (Ciudad de los Reyes del Perú), durante el periodo colonial y los primeros años de la república, hecho que para algunos investigadores, demuestra las influencias árabes sevillanas en las colonias americanas.

tapada_limena_600
TAPADA LIMEÑA

Posteriormente, en la segunda mitas del siglo XIX se desarrolló una constante migración de la zona que actualmente ocupan Libano, Paliestina y Siria, en ese entonces perteneciente al Imperio Otomano, hacia América Latina, los recién llegados, que van a ser denominados “Turcos”, llegan a diferentes países como Brasil, Argentina, Chile, México, y otros lográndose integrar favorablemente en sus comunidades y desempeñando un importante papel económico y social que se amplía hasta la actualidad, cuyos descendientes desempeñan un importante papel desde diferentes ámbitos que van desde el empresarial, político hasta el deportivo.
Hasta el día de hoy hay importantes comunidades musulmanas y árabes en los países latinoamericanos, a pesar de que sus integrantes ya no practique la religión de sus ancestros ni hablen su idioma, estas asociación aún tienen gran importancia, en países como Perú, los descendientes de migrantes del medio oriente suman más de 20. 000 personas, en Chile son un aproximado de 75, 000, principalmente de origen palestino, y en Argentina llega a superar los tres millones de descendientes. Esta integración, entre los países árabes y América Latina, en base a la migración se ha visto incrementada por medio del comercio; en un mundo globalizado como el actual las relaciones comerciales han alcanzado tal notoriedad que influyen en las relaciones internacionales. Desde hace aproximadamente una década los países latinoamericanos han intentado aproximarse comercialmente a los países de medio oriente, especialmente a los miembros de La Liga de Países Árabes, entre los que se encuentran: Arabia Saudita, Argelia, Baréin, Comores, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Irak, Jordania, Kuwait, Líbano, Liberia, Mauritania, Marruecos, Omán, Palestina, Qatar, Siria, Somalia, Sudán, Túnez, Yemen y Yibuti.

Países que , en su mayoría, tienen una economía estable y un PBI equiparable al promedio latinoamericano, y un Índice de Desarrollo Humano Alto, ligeramente superior al de los países latinos; son economía dependientes de las materias primas, principalmente de la industria petrolera, además de ser países comercialmente compatibles con los países de América Latina.

peru paises arabes
CUMBRE PAÍSES ÁRABES – AMÉRICA LATINA

Profile photo of Mauricio Gamio

Author: Mauricio Gamio

Graduado de la Facultad de Ciencia históricas y sociales de la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa (Perú) y actualmente estudiante del Máster en Historia. Sociedad , Poderes e Identidades de la Universidad de Salamanca, interesado en temas de Historia social y política contemporánea, violencia política y relaciones internacionales del Perú y América Latina.

Leave a Reply

Required fields are marked *.


Skip to toolbar